Posts Tagged ‘arte’

Renovación total

marzo 12, 2009

x-la-rueda-de-la-fortuna

Voy a cambiar totalmente Pidemeuncuento.com. A partir de ahora será, sobre todo, mi blog de escritor. Aquí es que puedo verter mi corazón en forma de escritura. Libre.

De momento mantengo el nombre de la página (pidemeuncuento), porque está circulando por la red desde hace tiempo y porque le tengo un cariño, qué se yo. Pero ahora Pidemeuncuento será mucho más. Será mi portal de conexión directa con mis lectores. Bajo WordPress se pueden implementar muchas tecnologías, servicios, etc… y creo que este canal me sirve.

Tengo muchas líneas lanzadas y no puedo seguirlas todas. Quiero publicar aqui algunos de los hilos que mi escritura está desenredando. Y seguiré escribiendo cuentos, claro, a quien me pida con interés. Un buen cuento es una eficiente medicina. O un alegrón envasado.

Mi arte es la escritura. Estoy en pleno crecimiento con ella. Es un don de Dios que me conecta cada vez más con el poder de la palabra. Y con mi poder. Es cuando uno se toma verdaderamente en serio que su poder se activa. La escritura es el arte (o el medio), pero mi verdadero poder es el amor. El amor incondicional por mis semejantes. Yo aspiro a morirme siendo todo amor. Y cuanto más me hago mayor y ‘maduro’, más claro lo tengo.

Lo que quiero decir es que, consciente de mi talento, si soy ‘escritor’ o no es lo de menos. Si tengo lectores o no es insignificante. Lo que importa es que pongo todo mi corazón al servicio de hacer de este mundo un lugar mejor. O de revelar lo maravilloso que es. A mí no me interesa la literatura porque sí. Me gusta el relato, la novela, el teatro… Pero ahora mismo sólo si sirve para algo. Para transformar el alma como mínimo. Traer la belleza y la sabiduría a este mundo sin parar. A mí no me interesa hablar de ninguna fantasía que no sea un camino para el alma. Ni novelas históricas ni cuentos ingeniosos para entretener algún intelecto engreído. Yo soy un narrador para personas que andan el camino del espíritu y del crecimiento. Un especialista si quieren.

Por eso Pidemeuncuento será la página vital de este escritor y su palabra. Al menos de momento.

Historia de ‘A’

enero 16, 2007

Dedicado a Estrella

‘A’ fue educada en una Institución privada de prestigio. Siempre sacaba las mejores notas y en todo era la primera de la clase. De tan recta como era, llegaba a ser severa. Solía reprocharle a la ‘B’ que fuera tan golosa y a la ‘C’ que fuera tan abierta. ‘Un día te van a dar por ahí’, le decía con la muñeca doblada sobre la cintura y el índice tieso en la otra mano. Tenía, de hecho, consejos para todo el becedario. ‘J’ yo te veo muy colgada; ‘R’ te ha salido cola por desvergonzada; ‘T’ me pareces muy aburrida; ‘X’ siempre quieres dar la nota.
Para descargarse cuando la criticaban solía decir que ella no escogió ser la primera ni tampoco tener familia tan importante como el Aleph hebreo, el Alfa griego o el Alif árabe. ‘A cAdA uno le tocA lo que le tocA’, decía antes de darse la vuelta y enrollarse con unas cuantas consonantes.
Pero como toda primera dama tenía envidia de las demás vocales. ‘Vosotras las consonantes sois unas promiscuas’, gruñía, ‘Os vais con cualquiera que os haga sonar’. No lo decía, pero este comportamiento la desesperaba. ¿Por qué no podían servirse únicamente de ella? ¿No era ella la cabeza de familia, la reina del Alfabeto? ¿No estaba acaso presente en las palabras sagradas y en las primeras voces de los niños?
La habían educado para ser importante y se veía con frecuencia rebajada a ser secundaria. Y en algunos idiomas incluso la desestimaban para inaugurar palabras como Amor. ‘Los ingleses son unos sinvergüenzas. Además me pronuncian como les da la gana’, decía. ‘Claro, que de amor los ingleses no entienden, en cambio los franceses…’.
La tensión entre su educación y su experiencia la llevó a una profund. depresión y por un tiempo des.p.reció de los diccion.rios. Pronto l. situ.ción fue insostenible y todo el .beced.rio se reunió de urgenci.. Decidieron que lo mejor er. dej.r un mens.je.
‘Querid. ‘A’, entendemos por qué te h.s ido. P.r. cu.lquier letr. supone much. presión ser l. primer.. Sin emb.rgo nosotr.s siempre te hemos .poy.do. . pen.s serí.s un grito desg.rr.do o un gemido de pl.cer primitivo sin tod.s l.s demás. No querrás ser rud.. Vuelve y junt.s pronunci.remos todo lo s.gr.do.
Posd.t.: s.bemos que todo lo que querí.s er. ser perfect..

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, dijo ‘A’.
‘Gracias a vosotros ya he vuelto’, dijo agradeciendo de corazón la misiva. ‘Pero que nadie se piense que voy a ser más blanda. ¡No sería una buena reina si no estuviera afilada!’

La leñadora

enero 16, 2007

Dedicado a Lizarock

Tu cuento es un camino en un bosque. Es un camino delgado, sinuoso, como el acorde de una guitarra eléctrica: tenso, estridente a veces, oscuro y salpicado de afiladas piedras. Tus pasos son descalzos o como mucho de alpargata. No sabes qué te acecha a los lados, en la espesura, y por eso sigues el hilo de sendero casi de puntillas. Leñadora, aunque delicada. Con el hacha en la mano abres caminos que nadie habría inventado. El filo mellado, rudo incluso, abre brechas entre los miedos densos. No serán vías perfectas, no serán ideales ni trazarán un mapa de carreteras romano, pero adentras la luna en cada centímetro robado al bosque. Y he aquí algo que no sabes: que todo bosque desea ser conquistado y toda bestia domada por su legítima Señora, y si el ramaje se abalanza de nuevo sobre tus espaldas no es para cerrarte el paso o dificultar tu trabajo, sino para seguirte con todo el amor que se le pueda suponer a las zarzas.