Archive for 22 septiembre 2008

Mi escritor incipiente

septiembre 22, 2008

O debería decir mi escritura incipiente. La que asoma la cabeza es ella, no yo. De un año a esta parte mi relación con la escritura se ha fortalecido mucho, me conecto desde más adentro y con más creatividad. Y esto es sólo el principio. Mi ambición es que se una totalmente lo que Yo SOY y lo que HAGO para vivir. En pocas palabras, vivir de escribir.

Por suerte, esta no es una ambición adolescente, como la de querer ser astronauta o jugador de fútbol. Es una ambición de adulto que consiste no es alcanzar un rol determinado (el de ‘escritor’) sino hacerme uno con mi naturaleza y actuar en consecuencia. Yo soy, esencialmente, un escritor. Podría ser un fontanero o un alto ejecutivo, pero no. Soy un escritor. Te pasas la vida negando tu esencia y para cuando te das cuenta ya te has perdido la escuela, la universidad y diez años de vida laboral que podrían haberte servido para orientarte antes.

Pero nunca es tarde si es ahora. Ahora sé mejor lo que quiero, sé discernir un mal texto de uno bueno, sé entender mejor a las personas y cómo llegar a ellas escribiendo. Y lo más importante, tengo contenido.

Si puedo presumir de algo es de que tengo contenido. Por muy naif que sea mi escritura -a veces es un recurso como otro- mis textos tienen mucha densidad de contenidos. Un sifnificado profundo los une a todos. Hay mucho texto debajo de la alfombra de texto.

Lamentablemente, estamos escasos de verdadero, nutriente contenido. Yo soy como un panadero que alimento bien mis textos para que alimenten al lector. Me gusta además la relación directa y personal con el lector, que muchas veces se convierte en el coautor de mis historias. No son sólo coescritas, sino muchas veces covividas también.

Hoy conozco mejor mis virtudes y mis limitaciones como escritor. Hoy estoy seguro cuando escribo algo. Todavia queda mucho por conquistar pero por lo menos ya no lucharé contra mí mismo.

Cuentos off the page

septiembre 22, 2008

Todavía no he resuelto mi relación con esta página. El caso es que actualmente escribo más y mejor que nunca pero Pidemeuncuento ya sólo me sirve como tarjeta de presentación. Le digo a la gente que se interesa por mi escritura: “Tengo una página de cuentos en internet”, pero la verdad es que está casi abandonada. Es como el hogar de la infancia.

Por otro lado, me resisto a que desaparezca.  No sé si es por no tirar el trabajo hecho, o porque realmente creo que la acabaré incorporando a mi vida cotidiana de escritor. En todo caso, nada puedo decidir mientras no lo sienta con certeza.

Seguiré llevándome por el impulso y escribiré los cuentos que tenga ganas en el momento, lugar y soporte que encuentre espontáneamente.

Como decía, estoy escribiendo mucho, y contando en vivo. Ya no necesito un escenario, porque tengo la confianza de hacer mi numerito en cualquier circunstancia y ante cualquier público. Y ya no son solo cuentos. Estoy embarcado en la escritura de dos novelas y algunos monólogos teatrales.

Ya sé que no puedo decir nada de ello hasta que no esté realmente acabado. Pero ese es precisamente mi objetivo. Que este año, antes de agosto de 2009, yo haya terminado una novela y representado dos monólogos. Es una meta.