El traductor

Nota del autor: hace poco leí en un artículo de Quim Monzó que una traductora gallega cambiaba las novelas que traducía para mejorarlas. Tiempo ha escribí un argumento muy parecido.

La historia de un traductor (chino, por ejemplo) tan bueno que convertía todas las novelas que traducía en Best-Sellers en internacionales. Los autores por él traducidos, auténticos desconocidos en sus países, no podían entender que los llamaran para llevar a cabo ciclos de conferencias, que los laurearan en el extranjero y que, en cambio, recibieran tan pésimas críticas en sus propios países. “Nadie es Confucio en su tierra”, solían decir cuando se paseaban por la Feria de Frankfurt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: