Archive for 11 abril 2008

Efecto mariposa

abril 11, 2008

Dijo el lama tras muchos años de intensa meditación: “Si he rechazado toda obra en el mundo, si he rescindido mi ego, si me he apartado al fin de los ritos religiosos y no he dañado a ningún ser… si he cumplido con todos mis votos sin impaciencia y sin deseo alguno, ¿Por qué entonces no me ilumino? ¿Por qué no sucede que abandono espontáneo el maya y me recoge la dulce brisa para llevarme a mi lecho iluminado?

Lejos de allí, en una ciudad de España, un hombre que no había practicado jamás la religión, padre de 3 criaturas, marido celoso, bebedor ocasional, alcanzó espontáneamente la iluminación, no sin experimentar después un notable desconcierto.

Anuncios

El traductor

abril 11, 2008

Nota del autor: hace poco leí en un artículo de Quim Monzó que una traductora gallega cambiaba las novelas que traducía para mejorarlas. Tiempo ha escribí un argumento muy parecido.

La historia de un traductor (chino, por ejemplo) tan bueno que convertía todas las novelas que traducía en Best-Sellers en internacionales. Los autores por él traducidos, auténticos desconocidos en sus países, no podían entender que los llamaran para llevar a cabo ciclos de conferencias, que los laurearan en el extranjero y que, en cambio, recibieran tan pésimas críticas en sus propios países. “Nadie es Confucio en su tierra”, solían decir cuando se paseaban por la Feria de Frankfurt.

Sobre el comentario-spam

abril 11, 2008

Para una humilde web como esta, y para un humilde autor como yo, que aparezca un comentario nuevo en la pestaña de ‘Comentarios esperando moderación’ es una alegría inmediata.

Con un par de salticlics uno se llega hasta la lista de comentarios que aguardan, pacientes, ser bendecidos o ninguneados por mi sabio sentido de la mesura. Lo peor que uno puede esperar es que le insulten, y tener que hacer acopio de dignidad para aprobarlo y que no lo puedan tachar de censor. Pero en general siempre se tienen ganas de brincar y publicar corriendo un comentario favorable, que alabe la gracia o simpatía de los cuentos, que agradezca la iniciativa o que haga un análisis en profundidad de la semántica de un relato.

Pero hay un género de comentarios peor. Son los comentario-spam. Máquinas de origen desconocido vomitan mensajes en serie que, con suerte, se cuelan en el blog de algún incauto. Siempre están en inglés, puesto que las máquinas calculan que por estadística la mayoría de blogs utilizan ese idioma. Las máquinas saben, también, que a un blog hispanohablante le hará ilusión a ‘internacionalización’ de su blog. Como no entendemos ni papa, lo aprobamos y nos decimos: “Mira, ya nos escriben desde Estados Unidos”.

El objetivo, claro, es colar vínculos a extraños servicios o urls de su interés. Lo gracioso es la selección del mensaje. Por ejemplo, a mí me ha llegado este ayer:

comentspam

Como sé un poco de inglish pitinglish, traduzco:

“Sí, realmente pienso que tu opinión es correcta. (También opina así mucha gente). Por suerte, la mayoría de las personas son inteligentes :).”

Con toda naturalidad el robot redactor empieza con un ‘Sí, ‘. Da la impresión de que se haya iniciado un debate. La máquina presupone que en este blog al que ha ido a parar por azar habrán muchos más comentarios y el suyo se introducirá subrepticiamente entre otros cientos (o decenas), que también muestran opiniones a favor o en contra de algo.

Luego me hace gracia el ‘I do think’. Es un afirmativo contundente en inglés. Si no supiéramos que es un robo-spammer, diríamos que se lo ha pensado mucho antes de opinar. A continuación nos dicen que pensamos correctamente, y no solo eso, sino que nos acompaña mucha gente en este punto de vista. Aun más, que somos inteligentes.

Es verdad que si el autor del blog fuera muy egocéntrico no le gustaría que le compararan con la mayoría.  Si, en cambio, el autor del blog fuera un pobre diablo inseguro de sus opiniones, el comentspam le insuflaría un gran ánimo. “Uf, menos mal que hay mucha gente que piensa, como yo, que debería invertirse más en la cría del berberecho salvaje”.

El objetivo, bien calculado, del robo-spammer, es causar naturalidad y simpatía. Como un transeúnte simpático que, antes de darte cuenta, se ha metido en tu casa a cenar y, cuando vas por el postre, te pincha el teléfono.

Pero todos los delincuentes acaban cometiendo un error. En este caso fue permitir que las cámaras de seguridad registraran su rostro     :).

Es un tipo sonriente, sí. Pero tiene un grano en la barbilla. No sé, a mí me hace desconfiar. Yo iba a publicar el comentario, aunque no entendía la relación con el post al que iba referido (“Un par de cuentos más a la espalda“). Ya que no recibo comentarios en español, podría contentarme con aprobar en masa estos spam, y cuando menos contar con la presencia falsa, pero real, de unas palabras ajenas en mi blog. Es más, se me ocurre que podría atraer la atención de los robo-spam de todo el mundo y seguro que me mandarían toda suerte de comentarios en inglés u otros idiomas mecanizados. Algunos quedarían absurdos, pero más de uno acertaría de pleno y subiría la caché del sitio.

Ya te digo, estaba dudoso. Pero al verle la cara, con esa verruga, no sé, como que me dio mal rollete y lo he borrado.

Una nueva etapa productiva

abril 1, 2008

Estoy entrando en una etapa maravillosa de mi vida creativa. Las compuertas se abren y el agua discurre. He estado escribiendo con más intensidad que nunca y me siento al principio de una nueva dinámica.

Parece que los años de pereza artística han entrado en decadencia y ahora estoy produciendo obras de teatro, nuevos relatos y hasta una novela.

Leo notas anteriores y ahora veo que el desánimo era solo pasajero. No me cuesta admitir que he sido siempre bastante negativo, aun sin darme cuenta. Deseo con todas mis fuerzas que el canal que ahora se ha abierto se apuntale y no solo esta página, sino todo Marcos, de sus frutos largamente cultivados.

La escritura es una herramienta mágica, absolutamente mágica. Se podría decir que eres lo que escribes. He comprobado cómo mis viejos cuentos (los de los 90) describían y/o trazaban un recorrido desesperanzado que terminaba por hacerse realidad. Los cuentos que empecé a volcar en esta página, sin embargo, estaban movidos por un solo deseo: encontrar salidas.

Las historias que he ido dedicando a otros en Pidemeuncuento tenían todas un mismo fin: encontrar entre las palabras puntos de fuga (no de huída), una salida a lo ‘Prison Break’ (pero definitiva, no como la tortuosa serie). Esto ha ido creando u efecto, no sólo en mi escritura, sino también en mi vida. Ahora empiezo a recoger el beneficio, esto es, a cruzar el espeso muro que contenía mis ansias de ser y comunicar.

Por los años que se avecinan, salud.