Uno solo

Al final siempre hay un momento en que vas a estar solo. Solo para hacer lo importante, lo que nadie puede hacer por tí.

Por ejemplo, esta web es mi barquichuela en internet. Si dejo que se ahogue, dejaré de remar. Estaré más quieto que si viajara. Con ella voy soltando palabras en este mar. Zzzzaaaassssss, zzzzzaaassssaasssssss, zssssssszssssssszss…

El caso es que si no la alimento yo no lo va a hacer nadie. Y eso pasa igual con todo lo demás. Nadie te va a dar el trabajo que necesitas, nadie te va a sacar las castañas del fuego de nada. Suena desesperado, pero mira no. Es un alivio. Porque te dejas caer y entiendes que todo opera con una ley muy simple: será lo que quieras que sea.

Esa es la magia, pero también la jodida responsabilidad. Porque digamos que te vienen las instrucciones del IKEA, pero no la máquina montada. Tienes que currártelo ! Hacer y deshacer cien veces, cambiarla de sitio, pintarla, joer !

Y si dejas de currar, todo se desmorona, porque es tan cuántico que no dura.

Bueno, con esto espero estar declarándome (o declarando a alguien que lea esto) en el barco todavía. Y ahora que he retomado el hilo voy a hacer el esfuerzo de no soltarlo. Más que nada por adquirir un pequeño compromiso, que parece que odio los compromisos. Algo me oprime cuando pienso en compromiso. Un día tiene que caer un autocuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: