Usos y abusos de mi diario

Estaba pensando que escribir un diario es importante. Y más si es público y visible. No va mal un pelo de exhibicionismo.

La cuestión es que en este blog voy contando mi vida tal y como transcurre, sin saber lo que pasará mañana. Es, nunca mejor dicho, un vivo retrato de mí mismo. Así, si algún día alcanzo la fama, tendremos mucho camino ganado para los biógrafos. Si, por el contrario, me pierdo en el olvido, por lo menos habré tenido un cronista.

Lo cual me lleva inmediatamente a un interrogante: ¿un cronista? ¿Y ese deseo de perdurar? Me da vergüenza admitirlo, pero acabo de darme cuenta que de alguna manera quiero perdurar. Yo no sé por qué. Ni si me causará dolor pasar sin más.

La verdad es que no es algo que yo persiga, simplemente una anécdota. Tiene más bien que ver con alguno de mis cuentos de ‘Arquitecturas Mínimas’.

Por eso que debería dedicarle más tiempo a mi diario. No sea que entre año y año, haya píxeles de mi futuro que queden en blanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: