Carta de los enamorados

VI- Los enamorados

Tenían los tres una idea muy clara de su pacto cuando el querubín armado apareció. Su luz incandescente pasó, sin embargo, desapercibida para los dos hombres y la mujer. Si lo hubieran visto llegar, quizá habrían alzado la vista y lo habrían invitado a pasar de largo o gentilmente le habrían sugerido callar y mirar.

Pero no estaban conscientes de sus buenas intenciones ni de su criterio para juzgar la situación.

Desde el punto de vista del ángel, su flecha tenía una misión: devolver al amado la atención sobre la amada que reclamaba su corazón y distraerlo, en cambio, del interés libidinoso que ponía en su juvenil lacayo.

Cuando la flecha silbó y convirtió en amantes al hombre y a la mujer, ya era demasiado tarde para evitar el incesto y la ruptura del matrimonio que el joven rubiales iba a fomentar entre su hermana y su mejor amigo.

Una respuesta to “Carta de los enamorados”

  1. benjamin ore ancaypuro Says:

    amor te mando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: