Puntos suspensivos…

Dedicado a Cristina

De lejos sólo parecían eso, puntos suspensivos…
Eran precisos, ordenados, discretos. Nunca se sabía si arrastraban o empujaban. Tenían como un eco . . . sordo, apenas tres suspiros caídos sobre el silencio como lluvia pequeña.
Pero a medida que se iba acercando, los puntos crecían, y cada vez eran más grandes, y tomaban una forma redonda, como de tres agujeros, o tres faros negros, tres voces . . . recitando la vocal más ancha.
Ya estaba cerca y el ruido era estrepitoso, como de tres tambores de hojalata, o tres balas de una metralleta que hiciera tac tac tac . . .
Y al final se llegó a donde estaban, pero se dio cuenta de que si quería acercarse mucho mucho tenía que elegir uno. No podía acercarse a los tres a la vez. Así que caminó recto, hacia el punto del centro, y de pronto fue ella la que se encontró suspendida entre dos puntos.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: