Octavio

¿Cómo iba a ser Octavio opcional? Eso lo ve hasta un niño !

Octavio

Octavio vivía en el piso quinto de un edificio de seis pisos. Podía haber escogido vivir en el primero, pero le pareció oscuro. Podía haber elegido el segundo, pero le pareció frío. También tuvo opciones de irse al tercero. Le gustaba situarse en el centro de cualquier cosa. Le hacía sentir el eje del universo. Pero lo descartó porque a los ejes no les gusta el protagonismo. Es una contradicción que tienen. Descartó el cuarto porque le pareció demasiado cerrado. Y finalmente se instaló en el quinto porque se asomó al último y dijo: hasta aquí no llego.

Octavio (II)
Octavio se asomó al balcón de su nuevo piso y vio una trompeta. Y se dijo, ‘esta es la mía’. Bajó corriendo, deslumbrándose en el tercero, resbalando por el segundo y desenmarañando el laberinto de pasillos del primero. Cuando por fin salió pisó con fuerza, arrancó hacia la nota, tropezó con el ‘del’ y mientras volaba hacia las comillas dijo: “Ah, era sólo un comentario”…

El clic
Lo opcional siempre estuvo detrás de los enigmas, Alejandro. Era opcional porque debía serlo. No se resolvía sin intención de hacerlo. Tampoco era impuesto porque de lo impuesto tiende uno a deshacerse. Solo son carrocerías que hasta algún momento fueron útiles. Incluir un botón opcional en una aplicación informática debería ser una lucha de todo programador. ‘Botón opcional. Púlsame si quieres’. Y encima que no pase nada !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: