Los platos rotos

Érase que no sería, que había un niño que nunca había roto un plato.
Por no romper, ni siquiera había roto un zapato. No había nada en el mundo que pudiera quebrarse a su paso.
Tenía el pelo hacia un lado y la raya perfilaba un camino perfecto y despejado.
Iba con cuidado, como le habían enseñado: “Niño no hagas esto”, “Niño no hagas lo otro”, “Pobre de tí como rompas un plato”.
De tan imposible como era que el niño acabara con nada, los objetos se fueron haciendo más y más irrompibles.
Cada día se comparaba y decía: no puedo romper un jarrón, pero él puede romperme la espalda.
De manera que el niño empezó incluso a apartarse de las cosas para que no le tocaran.
Primero se apartó de unos muebles de su casa; más tarde se apartó de la fachada; luego fue apartándose de las manzanas de las calles y poco después de las ciudades. Tenía incluso reparos en poner los pies en la calzada !
Un día, cuando andaba hacia atrás para evitar su sombra, pisó un caracol y oyó, nítido, el crujido de su concha.
El niño se quedó paralizado. Las dedos como arcos. El corazón abalanzado. Lo había destrozado.
Entonces una energía inmensa le recorrió el espinazo y le pareció oir que el resto del mundo se desmenuzaba por lo ocurrido.
Tras el caracol todos los caminos se quebraron, luego los ríos y los montes de Venus y las palmadas de los críos y los resoplidos de los burros y una mañana cualquiera todo el universo conocido explosionó en mil pedazos.
El pesar le duró un rato, pero luego siguió caminando.
Y se acercó a las ciudades, se acercó a los edificios, se acercó a su casa y dijo mientras entraba:
“A ver mamá, dime dónde están los platos?”

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: