La gruta del enano

Dice el enano sobre su gruta: “En mis túneles se esconden las piedras más fabulosas. Con los años, poco a poco, las he ido descubriendo todas”. Al enano le fascina su cueva, porque sabe que es profunda, porque sabe que no podrá nunca acabársela toda. También dice el enano, sereno junto a su pico: “Desearía recogerlas todas y darlas en mano a un afortunado para que conociera el encanto infinito que encierra mi reino. ¿Pero qué valor tendría sino el de una simple moneda de cambio? Mejor que se adentre libremente, si quiere, el aventurero, el espeólogo, el buscador de tesoros, porque no me opondré a sus hallazgos”.

Dice el explorador acerca del enano: “El enano es sabio. Siempre deja la puerta de su cueva abierta. No la protege pero tampoco la llena de antorchas. Invita a los exploradores a adentrarse en sus misterios, a cazar alguna piedra con la que hacerse rico. Yo he paseado dentro y he visto que las joyas, aunque incrustadas en la roca, ya están muchas al descubierto, deslumbrantes, arrojando destellos en las galerías interminables. Podría tomar cualquiera de ellas en la mano, arrancarla y llevármela. El enano no hace la menor guardia. Pero sabe que dejaría a oscuras un rincón bellamente iluminado. ¿Y qué explorador querría cambiar luces por sombras?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: