El hombre que perdía palabras

Era un pobre anciano tan viejo tan viejo que se le caían las palabras. A veces perdía las más básicas, como pan y caza, a veces algunas que ni siquiera conocía, como metempsicosis, o golondrina; por otras sentía mucha lástima al perderlas, porque les había cogido cariño, como lecho o rabo; otras muchas incluso aprovechaba para tirarlas. Cuando veía que se le iba a perder una, allá empujaba unas cuantas de economía, otro montón de Historia, y si podía doble ración de Política.
A pesar de los muchos inconvenientes que le causaba, bien pensado no era tan mala idea. Se quedaría con cuatro palabras, como se suele decir, aunque nadie lo había hecho antes. Ahora era cuestión de elegirlas bien. Vaya, esperaba poder elegirlas. Porque mira que si se le cayeran antes de lo previsto ! O la reemplazaba por otra rápido o se quedaba con tres ! Y así sucesivamente hasta quedarse sin… palabras !
En ese momento perdió la palabra “bastón” y echó a caminar como un muchacho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: